MÓDULO 7: CONSIDERACIONES ESPECIALES PARA LA ATENCIÓN A NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES

MÓDULO 7: CONSIDERACIONES ESPECIALES PARA LA ATENCIÓN A NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES

1. Objetivos de aprendizaje

Retrato a las hermanas Cajina. Isla de Ometepe, Nicaragua. Colectivo Nómada, 2009.

Después de completar “Consideraciones especiales para niñas, niños y adolescentes (NNA), usted podrá:

  • Conocer las consideraciones para adaptar un protocolo de atención especial para niños, niñas y adolescentes en situación de violencia.
  • Describir las consideraciones especiales de consentimiento para tratamiento médico y documentación médica legal relacionada con niñas, niños y adolescentes en situación de violencia.
  • Describir cómo realizar el reconocimiento médico de un niño, niña y adolescente sobreviviente de violencia.
  • Explicar las consideraciones especiales al examinar niñas, niños y adolescentes.
  • Identificar similitudes y diferencias de tratamiento de sobrevivientes de violencia sexual infantil y sobrevivientes adultas.
  • Identificar similitudes y diferencias de tratamiento para sobrevivientes de violencia sexual masculina y femenina.
  • Explicar el cuidado de seguimiento de sobrevivientes de violencia sexual infantil.

2. ¿Por qué es importante un tratamiento especial y diferenciado a niñas, niños y adolescentes?

Retrato en Carrizal, Alajuela. Costa Rica. Colectivo Nómada, 2009.

El reconocimiento, los exámenes, el tratamiento, el asesoramiento y el seguimiento son importantes para las personas víctimas y sobrevivientes de violencia. Sin embargo, todas las personas tienen distintas características y necesidades, por eso es importante brindar una atención centrada en las necesidades de las/os sobrevivientes. En este sentido, se requiere un tratamiento especial y diferenciado para NNA, que identifique y atienda sus necesidades y características especiales, desde un enfoque de protección a la infancia y desde un enfoque generacional.

3. Caso de Camila 11 años, Bolivia

Reserva Indígena del pueblo Karanki, La Esperanza. Imbabura. Ecuador. Colectivo Nómada, 2014.

Camila sufrió reiterados abusos sexuales por parte de su padrastro desde el mes de febrero de 2014, cuando sólo tenía 10 años. El hombre aprovechaba la ausencia de la madre para cometer los abusos. La madre de la niña declaró ante el jefe de la Fuerza Especial de Lucha contra la Violencia, que “si bien notaba algo raro, no se imaginaba que era su esposo el autor de esta violencia y abusos”.

El 14 de agosto de 2015, Camila dio a luz a gemelos, luego que se le practicara una cesárea en un hospital de Montero, a 50 km de la capital del Departamento de Santa Cruz. Según el médico que la atendió, los gemelos pesaron 2.340 y 2.440 gramos al nacer. Ella contó a los médicos que la atendieron que el embarazo fue producto de los abusos sexuales de su padrastro.

Un juez cautelar ordenó la detención preventiva del padrastro, identificado con las iniciales S.E.F., en la cárcel del pueblo vecino de Okinawa. El hombre fue acusado por el delito de “violación agravada”. El fiscal de la unidad de víctimas especiales de la ciudad de Montero, Miguel Urrutia anunció que iniciaría una investigación y abriría proceso penal contra la madre de la niña por presunta complicidad.

4. Violencia contra las niñas, niños y adolescentes

Imagen de miniserie 'Es cosa d2'. UNFPA Honduras, 2020.

La violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes (NNA), es una problemática social que involucra la violación de los derechos humanos, siendo una realidad global que se origina en diferentes contextos y grupos sociales afectando los procesos de desarrollo del ser humano (UNICEF, 2011).

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el abuso sexual infantil y adolescente como la participación de NNA en una actividad sexual que no entiende plenamente y con respecto al que no está en su capacidad o preparación para dar su consentimiento informado, de acuerdo con su nivel de desarrollo.

La violencia contra la infancia (VCI), incluye el maltrato físico o emocional, el abuso sexual y el abandono, puede ocurrir en el hogar, la calle, escuela e instituciones, es ejercida por pares, familia, y otras personas que se encuentren en una posición de responsabilidad, confianza o poder sobre la víctima.

Si bien visiblemente afecta más a las niñas y adolescentes mujeres, también afecta a niños y adolescentes varones. En algunos casos puede manifestarse como explotación sexual para fines comerciales o incluso con fines comerciales para la supervivencia.

Tiene severas consecuencias en el bienestar y desarrollo físico, psicológico y social de NNA que pueden persistir hasta la edad adulta. Además se encuentra interrelacionada con la violencia hacia las mujeres y las niñas, producto de la construcción social-cultural de normas de género que naturalizan conductas violentas.

Las NNA suelen experimentar distintos tipos de violencia que varían de acuerdo a la edad, el género y el contexto donde se encuentren, sin embargo, frecuentemente se produce en el hogar y al mismo tiempo que la violencia contra las mujeres asociándose con las relaciones desiguales de poder que estructuran la sociedad y se trasladan a la familia exponiendo desde temprana edad a NNA a masculinidades nocivas y violentas basadas en la desigualdad de género.

Niñas y niños pueden correr un riesgo particular de violencia sexual dado su nivel de dependencia, su capacidad limitada para protegerse y su poder y participación limitados en los procesos de toma de decisiones. Por ejemplo, las causas y los efectos de la violencia en conflictos armados recae fuertemente sobre los hombres, producto de los roles tradicionalmente asignados al género masculino, sin embargo las mujeres y las niñas, en estos contextos, suelen estar altamente expuestas a la violencia sexual y femicidios.

Manifestaciones de la violencia contra las niñas, niños y adolescentes en las distintas edades.

Tomado de: INSPIRE, conjunto de medidas técnicas dirigidas a todas/os quienes trabajan para prevenir y combatir la violencia contra las niñas, niños y adolescentes.

Recuerde que la atención de salud (ya sea en controles habituales o no) es un espacio privilegiado para la detección precoz del maltrato o de la violencia sexual, lo que facilita la intervención temprana y evita consecuencias aún más graves. Conocer las consecuencias y sintomatología originada por la violencia sexual infantil, es muy importante para que el personal de salud tenga elementos para su detección y para una intervención oportuna y adecuada.

El personal de salud debe estar bien informado sobre el desarrollo y el crecimiento infantil, así como sobre la anatomía de NNA. Deben recibir capacitación especial para examinar a niñas y niños que pueden haber sido maltratados o víctimas de violencia sexual.

Es fundamental que los equipos de salud comprendan las causas y las manifestaciones de la violencia y las especificidades que tiene en NNA para una respuesta integral y orientada a la infancia, con un enfoque generacional.

Para el abordaje de la violencia en la infancia es imprescindible conocer las dinámicas culturales, sociales y familiares que favorecen la violencia (factores de riesgo), así como las medidas y acciones (disponibles en los diferentes contextos) que pueden emplearse para ofrecer una respuesta adecuada a las necesidades de niñas y niños. Resultando fundamental el trabajo multisectorial (salud, justicia, protección infantil y bienestar social, educación, entre otros).

5. Situación de la violencia contra niñas, niños y adolescentes en América Latina y el Caribe

Retrato a Ileana, adolescente madre, Costa Rica. Colectivo Nómada para UNFPA CR, 2015.
  • 1 de cada 2 niñas y niños de entre 2 y 17 años sufre algún tipo de violencia cada año. Se estima que el 58% de las niñas y los niños en América Latina sufrieron abuso físico, sexual o emocional en el último año.
  • 1 de cada 4 mujeres jóvenes contrajo matrimonio por primera vez o mantenía una unión temprana antes de cumplir los 18 años
  • 62 nacimientos por cada 1000 adolescentes de 15 a 19 años.
  • 15% de todos los embarazos ocurre en adolescentes menores de 20 años.

Los datos son extraídos del reporte: Niños y Niñas de América Latina y el Caribe, Panorama 2019 UNICEF y Resumen del informe sobre la situación regional 2020: Prevenir y responder a la violencia contra las niñas y los niños en las Américas OPS, 2020.

Para profundizar en algunas de los indicadores que presentan las diferentes situaciones que atraviesan las niñas y niños en la región puede consultar las siguientes publicaciones:

Enlaces:

Prevenir y responder a la violencia contra las niñas y los niños en las américas resumen del informe sobre la situación regional 2020, OPS.

Perfil del matrimonio infantil y las uniones tempranas en América Latina y el Caribe.

Acelerar el progreso hacia la reducción del embarazo en la adolescencia en América Latina y el Caribe (UNICEF, 2015).

6. Efectos de la Pandemia de COVID-19 en niños, niñas y adolescentes

Regreso presencial a escuelas durante pandemia COVID19 en Costa Rica. Colectivo Nómada para UNICEF CR, 2021.

Crisis como la pandemia por COVID-19 agudizan las situaciones de vulnerabilidad existentes y crea otras nuevas, especialmente donde las niñas y los niños ya experimentan elevados riesgos de violencia, tanto en sus hogares, en sus escuelas o en otros espacios de socialización. La pandemia también ha incrementado exponencialmente los riesgos de sufrir violencia digital, en especial para niños, niñas y adolescentes, que se han visto obligados a continuar sus estudios de manera virtual.

La actual crisis ha exacerbado los factores de riesgo y deteriorado los factores de protección, NNA de la región están más expuestos a ser víctimas de violencia física o psicológica grave (como, por ejemplo, el uso del castigo físico y humillante como práctica de crianza), negligencia, violencia sexual y violencia en línea.

Durante la pandemia los derechos sexuales y reproductivos se han visto afectados generando dificultades en el acceso a los servicios de salud y provisión de métodos anticonceptivos y antirretrovirales, que podrían aumentar las tasas de embarazo y maternidad de niñas y adolescentes. Las medidas de confinamiento, aumentaron la exposición de las niñas y adolescentes a situaciones de violencia sexual y abuso en el ámbito intrafamiliar pudiendo redundar en un incremento de los embarazos no deseados.

En este contexto donde se suspendió la actividad educativa también se vio postergada la implementación de programas de educación integral de la sexualidad (EIS), contribuyendo todo ello a que la región experimente un fuerte retroceso en materia de salud sexual y reproductiva.

Puede conocer más sobre el tema en los siguientes enlaces:

Informe técnico Los riesgos de la pandemia de COVID-19 para el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres UNFPA, 2020

Informe CEPAL – UNICEF – Oficina de la Representante Especial del Secretario General sobre la Violencia contra los Niños

7. Principios orientadores para el abordaje de la violencia sexual de NNA dirigidas a prestadores de atención de salud

Regreso presencial a escuelas durante pandemia COVID19 en Costa Rica. Colectivo Nómada para UNICEF CR, 2021.
  • Asegurar que se cumple el principio de interés superior del niño, niña o adolescente, mediante la promoción y la protección de su seguridad, la prestación de atención sensible a las necesidades, además de la protección y la promoción de la privacidad y la confidencialidad.
  • Abordar las capacidades de evolución del niño o adolescente al suministrarles información que sea apropiada para su edad; buscar el consentimiento informado según corresponda; respetar su autonomía y sus deseos; y ofrecer opciones en el curso de la atención médica, según corresponda.
  • Garantizar la no discriminación en la prestación de servicios de salud, independientemente de sexo, raza, etnicidad, religión, orientación sexual, identidad de género, discapacidad o estado socioeconómico.
  • Garantizar la participación del niño, niña o adolescente en las decisiones que tengan consecuencias para su vida, al solicitar sus opiniones y tenerlas en cuenta, además de incluirlos en el diseño y la prestación de los servicios de salud.

8. Legislación

Yorlin Matamoro, jueza que recibió título de maestría en igualdad de género apoyado por el UNFPA. Joaquín Zuñiga, UNFPA Nicaragua, 2017

Es importante recordar que los países tienen diferentes leyes relacionadas con la protección y atención a la violencia contra niñas, niños y adolescentes. Es importante que usted conozca cuáles son estas leyes. Si debe informar casos de abuso infantil en su entorno, asegúrese de conocer los procedimientos nacionales y locales.

Puede haber leyes especiales que determinen quién puede dar el consentimiento, cuando se trata de menores de edad. Tenga en cuenta que la edad legal a la que un NNA puede dar su consentimiento para sí mismo puede variar de un país a otro. Incluya esta información en su protocolo.

Infórmese sobre las leyes específicas en su entorno que determinan quién puede dar el consentimiento para menores. En la mayoría de los casos, son los padres o tutor legal quien debe firmar el formulario de consentimiento para el examen médico y el tratamiento del niño/a y la recopilación de evidencia forense, a menos que el progenitor o tutor sea el presunto culpable.

El niño/a nunca debe ser examinado en contra de su voluntad, independientemente de la edad, a menos que el examen sea necesario para su atención médica.

  • Obtenga una muestra del protocolo nacional de gestión del abuso infantil y la información sobre los procedimientos policiales y judiciales habituales. Sin embargo, evalúe cada caso de forma individual. En algunos entornos, informar sospechas de abuso sexual de un niño/a puede ser perjudicial para el niño o la niña si no se pueden tomar medidas de protección adecuadas. El interés superior de la niña o niño, siempre debe ser central en sus intervenciones.
  • Cuando es obligatorio denunciar la violencia sexual contra un niño/a, es importante saber: ¿Quién tiene que denunciar.?, ¿Dónde se debe denunciar?, ¿Cuándo se activa la obligación de informar?, ¿Cuál es el proceso de denuncia?
  • También debe ser consciente y considerar cuáles son los resultados posibles o probables de la denuncia para el niño o la niña (psicosocial, físico, legal, etc.) y hacer un plan de mitigación de estos riesgos.

9. Guía para realizar el reconocimiento

Hospital UNAMID, Darfur del Norte. Naciones Unidas, 2012.

Cuando prepare al NNA para el reconocimiento, intente crear un ambiente seguro:

  • Sea paciente, vaya al ritmo del NNA.
  • Evite las preguntas dirigidas o sugerentes.
  • Anime al NNA a hacer preguntas sobre cualquier cosa que le preocupe o no comprenda en cualquier momento durante el reconocimiento.
  • Es posible que el NNA no pueda relajarse porque tiene dolor. Administre paracetamol u otros analgésicos simples y espere a que hagan su efecto.
  • Nunca restrinja u obligue a un NNA asustado que se resiste a terminar el reconocimiento. La retención y la fuerza a menudo forman parte de la violencia y del abuso sexual y, si lo usan los que intentan ayudar, aumentará el miedo y la ansiedad del NNA y empeorarán el impacto psicológico del abuso.

Para presentarse con el niño, niña o adolescentes e iniciar los procedimientos, es importante que el personal de salud:

  • Se presente al niño, niña o adolescente.
  • Se siente a la altura de los ojos y mantenga el contacto visual.
  • Haga algunas preguntas sobre temas neutrales (por ejemplo, escuela, amigos, personas con quienes vive, actividades favoritas, etc.).
  • Explique lo que sucederá durante el examen, utilizando términos que el NNA pueda entender.
  • Tenga una muñeca/o a mano para demostrar los procedimientos y las posiciones. Muestre al niño/a equipos y suministros que no sean amenazantes, como guantes, hisopos, etc. Permita que el niño/a los use en una muñeca/o.

Personas de apoyo:

Tenga especial cuidado al determinar quién está presente durante la entrevista y el reconocimiento. Recuerde que es posible que un miembro de la familia sea el autor del abuso. Es preferible que el progenitor o tutor espere fuera durante la entrevista y tenga una persona de confianza independiente presente. Siempre pregúntele al NNA a quién le gustaría tener presente y respete sus deseos. Asegúrese de mencionar que tienen la opción de elegir el sexo del personal sanitario.

Información:

El personal de la salud que brindan atención a muchos niños y niñas sobrevivientes de violencia sexual debe recibir capacitación específica en el cuidado y manejo clínico de sobrevivientes niñas y niños.

  • Es importante en todo momento mantener una actitud respetuosa con el niño o la niña. Agradézcale la confianza.
  • Puede tomar más tiempo para que el personal de salud establezca una relación con un NNA que con un adulto. Debe tener en cuenta la capacidad lingüística del niño/a.
  • Observe la longitud de las oraciones que usa el niño/a y los tipos de palabras. También tenga en cuenta el lenguaje corporal del niño/a. Al comunicarse con los niños/as, sea flexible en función de sus necesidades.
  • Nunca fuerce, engañe ni restrinja a un NNA que cree que puede haber sufrido violencia sexual. La coerción, el engaño y la fuerza son características comunes del abuso, y los “ayudantes” que usan esas técnicas dañarán aún más al NNA.

Las personas que entrevistan y ayudan a NNA sobrevivientes de violencia sexual deben poseer conocimientos básicos sobre desarrollo infantil y desarrollo sexual. Para realizar el reconocimiento de un niño/a sobreviviente de violencia sexual:

  • Comience la entrevista haciendo preguntas abiertas, como “¿Por qué estás aquí hoy?” o “¿Qué te dijeron sobre venir aquí?”
  • Permita que se exprese, que logre relatar lo sucedido.
  • Use lenguaje y términos apropiados para su edad. Use oraciones y palabras simples, una idea por pregunta.
  • Evite hacer preguntas dirigidas o sugerentes. Evite las preguntas “¿Recuerdas”? Diga: “Háblame de …” en su lugar.
  • Evite la contención física (los NNA agredidas/os sexualmente están muy sensibles y con temor al contacto corporal.
  • Haga preguntas abiertas para obtener información sobre el incidente. Solo haga preguntas cerradas de respuesta si/no solo para clarificar detalles, ya que NNA pueden responder “sí” cuando no entienden la pregunta.
  • Asegúrele al niño/a que está bien responder cualquier pregunta con “No sé”.
  • Sea paciente. Vaya al ritmo del NNA. Después de una pregunta, haga una pausa y espere a que el niño/a responda. Los niños/as tardan más que las personas adultas en responder.
  • Para las niñas y adolescentes, dependiendo de la edad, pregunte sobre el historial menstrual y obstétrico.

10. Reconocimiento en niños, niñas y adolescentes

Realice el reconocimiento en el mismo orden que para personas adultas. Las consideraciones especiales para NNA son:

Posición: Los niños/as pequeños pueden ser examinados en el regazo de la madre o del cuidador/a. A los niños/as mayores se les debe ofrecer la opción de sentarse en una silla o en el regazo de la madre, o tumbarse en la cama.

Historial: Tenga en cuenta el peso, la altura y la etapa puberal del niño/a. Pregunte a las niñas si han comenzado a menstruar. Si es así, pueden estar en riesgo de embarazo.

Reconocimiento vaginal:

  • Observe la ubicación de cualquier desgarro reciente o cicatrizado en la vulva, introito y vagina al sostener los labios en el borde posterior entre el dedo índice y el pulgar y tirando suavemente hacia afuera y hacia abajo. La cantidad de tejido himenal y el tamaño del orificio vaginal no son indicadores sensibles de penetración. Las cicatrices recientes o cicatrizadas son indicativas de un trauma repetido.
  • No realice un reconocimiento digital.
  • Busque flujo vaginal. En las niñas prepúberes, las muestras vaginales se pueden recoger con un hisopo de algodón estéril seco.
  • No utilice un espéculo para examinar a las niñas prepúberes. Es extremadamente doloroso y puede causar lesiones graves.
  • Si sospecha una lesión vaginal penetrante y una hemorragia interna, generalmente un ginecólogo/a realiza un examen con espéculo de un niño/a prepuberal con anestesia general. En este caso, derive al niño/a a un servicio de salud especializado.

Reconocimiento anal:

  • Si la historia indica que el niño/a, debe tener un reconocimiento anal, así como un reconocimiento genital, examine el ano con el niño/a en posición supina o lateral.
  • Evite la posición del pecho de la rodilla, ya que los asaltantes la usan a menudo.
  • Registre la posición de cualquier fisura anal o rasgaduras en un pictograma.
  • La dilatación anal puede ser indicativa de penetración anal, pero también de estreñimiento.
  • No realice un examen digital para evaluar el tono del esfínter anal.

Reconocimiento en niños/as:

  • En los niños/as, verifique si hay lesiones en el frenillo del prepucio y si hay secreción anal o uretral.
  • La evaluación inicial puede revelar complicaciones médicas graves*

Tratar con niños, niñas y adolescentes altamente agitadas/os o adoloridas/os:

Raramente los niños y niñas no pueden ser examinados porque están muy agitados. Nunca restrinja y obligue a un NNA que no quiera completar el reconocimiento.

Pruebas de laboratorio para niñas, niños y adolescentes:

Determinar si examinar a un NNA para evaluar una infección de transmisión sexual se debe decidir caso por caso. Las pruebas están muy indicadas en las siguientes situaciones:

  • El o la NNA presenta signos o síntomas de ITS.
  • Se sabe que el presunto culpable tiene una ITS o tiene en alto riesgo de ITS.
  • Existe una alta prevalencia de ITS en la comunidad.
  • El o la NNA o la persona responsable solicita la prueba.

Es importante que conozca previamente los protocolos y documentos institucionales, para no tener que recurrir a ellos en el momento de la atención a la víctima y bajo la tensión de la situación.

Con respecto a las ITS, el VIH, la hepatitis B y el tétanos, NNA tienen las mismas necesidades de prevención y tratamiento que las personas adultas, pero pueden requerir dosis diferentes. Deben seguirse protocolos especiales para NNA en todas las vacunas y esquemas farmacológicos.

Se sugiere un tratamiento preventivo (o profiláctico) para la gonorrea, la clamidiosis y la sífilis para NNA que han sido abusados ​​sexualmente por contacto oral, genital o anal con un pene o sexo oral, particularmente en entornos donde las pruebas de laboratorio no son factibles.

Las niñas alrededor del comienzo de la menstruación deben recibir píldoras anticonceptivas de emergencia.

Signos y síntomas psicosociales en NNA sobrevivientes de violencia sexual:

Además de los signos y síntomas psicosociales que pueden tener las personas adultas, las NNA sobrevivientes de violencia sexual infantil pueden:

  • Tener baja autoestima y malas habilidades sociales.
  • Ser incapaces de confiar, particularmente si han sido agredidas por una persona conocida o de confianza.
  • Mostrar una comprensión prematura o inapropiada del comportamiento sexual.

Es importante responder adecuadamente a las necesidades de NNA, incluyendo el uso de lenguaje y términos apropiados para su edad al comunicarse con ellos y ellas, considerando y guiándose por lo que es mejor para el NNA.

  • Proporcione referencias de servicios de seguimiento si es apropiado y está disponible para sobrevivientes de violencia sexual infantil. No retire a los niños/as del cuidado familiar para proporcionarles tratamiento (a menos que se haga para protegerlos del abuso o la negligencia en ese entorno).
  • Cuando sea apropiado, incluya un miembro de la familia de confianza indicado por el niño/a para asegurarse de que el niño/a/ adolescente sienta que le creen, se sienta apoyado y ayudado al volver a la vida y los hábitos cotidianos.

¿Cuáles de los siguientes temas se debe hablar como parte de su asesoramiento con la niña?

  • Mostrar las opciones relacionadas con denunciar la violencia sexual a la policía o los servicios de protección.
  • Comentar sobre los servicios psicosociales, cuando hay servicios suficientemente buenos o disponibles.
  • Consejería de anticoncepción de emergencia.
  • Cómo tomar todos los medicamentos. Efectos secundarios de los medicamentos.
  • Asesoramiento sobre riesgo de VIH; dar la opción de recibir asesoramiento y pruebas de VIH en una etapa posterior.
  • Explicar la importancia de tratamiento ginecológico y la derivación.

Algunos países en la región cuentan con protocolos, guías y hojas de ruta específicas para el abordaje, atención sanitaria de NNA víctimas/sobrevivientes de violencia sexual.

Protocolo de Prevención,
Atención y sanción a toda forma de vulneración a la
integridad sexual de niñas, niños y adolescentes (Bolivia, 2017)

Guía de abordaje integral ante situaciones de Violencia Sexual hacia Niños, Niñas y Adolescentes (Argentina, 2015)

Mapa de ruta para la atención de niñas y adolescentes menores de 15 años en situación de embarazo (Uruguay, 2020)

 

Protocolo para el abordaje de situaciones de violencia sexual hacia niñas, niños y adolescentes en el marco del Sistema NacionalIntegrado de Salud (Uruguay, 2018)

Guía Para La Atención De Niños, Niñas Y Adolescentes Víctimas De Violencia En República Dominicana (2017)

Ruta De Coordinación Y Articulación Interinstitucional Para La Atención De Niños, Niñas Y Adolescentes Víctimas De Violencia En República Dominicana (2017)

GUÍA CLÍNICA: Atención de Niños, Niñas y Adolescentes Menores de 15 Años, Víctimas de ABUSO SEXUAL (Chile, 2011)

Algunos países en la región han desarrollado campañas para la atención integral y diferencial del abuso sexual a la infancia:

11. Consideraciones especiales para el reconocimiento a hombres víctimas de violencia sexual

Una colega le ha pedido su ayuda con un caso: está examinando a un hombre de 19 años que fue violado en grupo de hombres integrantes de una banda o pandilla de la zona. No está segura de si debe o no realizar un reconocimiento completo, incluyendo el área genital y el ano. Ella está muy preocupada de someterlo a exámenes innecesarios. Él le dijo que era muy difícil venir a recibir tratamiento, pero le preocupaba estar “enfermo” por lo que le sucedió.

Estas son las pautas para hacer un reconocimiento genital a un hombre:

  • Examine el escroto, los testículos, el pene, el tejido periuretral, el meato uretral y el ano.
  • Observe si el sobreviviente ha sido circuncidado.
  • Detectar si hay hiperemia escrotal o hinchazón, torsión de los testículos, hematomas, fisuras anales, etc.
  • La torsión del testículo es una emergencia y requiere una intervención quirúrgica inmediata.
  • Si la orina contiene grandes cantidades de sangre, verifique el trauma en pene y uretra.
  • Si está indicado, haga un examen rectal y analice el recto y la próstata para detectar trauma y signos de infección.
  • Si es relevante, recopile material del ano para examen directo de esperma bajo un microscopio.

A excepción de la anticoncepción de emergencia, los sobrevivientes hombres requieren las mismas intervenciones médicas que las mujeres sobrevivientes. Lo que incluye PEP, tratamiento preventivo de ITS, vacunas, cuidado de lesiones, apoyo psicosocial y derivación.

Los hombres sobrevivientes de violencia sexual pueden ser incluso menos propensos que las mujeres a denunciar el incidente debido al estigma y el silencio que rodean el problema, las actitudes sociales y la vergüenza que suelen sufrir.

Cuando un hombre es agredido analmente, la presión sobre la próstata puede causar una erección e incluso un orgasmo. Asegure al sobreviviente que, si esto ocurrió durante la violación, fue una reacción fisiológica y estaba fuera de su control.

EJERCICIO DE COMPRENSIÓN

Seleccione todas las respuestas que correspondan. Luego seleccione “Comprobar” para verificar su respuesta.

PRUEBA CERTIFICADO

Seleccione todas las respuestas que correspondan. Luego seleccione “Comprobar” para verificar su respuesta.

USTED HA FINALIZADO EL
MÓDULO 7

 

Tenga en cuenta que este curso incluye fotos de personas de la región, pero estas imágenes no son específicamente de sobrevivientes de violencia sexual o violencia de pareja íntima. En caso necesario, se obtuvo el consentimiento informado.

  • ACNUR: Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

  • AE: Anticoncepción de Emergencia.

  • ADN: Ácido desoxirribonucleico.

  • ALyC: América Latina y el Caribe.

  • APV: Asesoramiento y pruebas voluntarias (para el VIH).

  • ARV: Antirretroviral (ARV por su sigla en inglés).

  • CEPAL: Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

  • CICR: Comité Internacional de la Cruz Roja.

  • CLADEM: Comité de América Latina y El Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer.

  • CORONAVIRUS (Cov): Los coronavirus (CoV) son una amplia familia de virus que pueden causar diversas afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves.

  • COVID‑19: es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto más recientemente (diciembre de 2019).

  • DT: toxoide diftérico y tetánico.

  • DTP: toxoide diftérico , tetánico, y contra la tos ferina.

  • DIU: Dispositivo Intrauterino.

  • DATOS NO IDENTIFICADOS: Los datos se describen como “no identificados” cuando no pueden cuando no pueden vincularse a un individuo o grupo específico. Con este fin, todos los identificadores personales como el nombre de la persona, el lugar de residencia, la ubicación y fecha del incidente se eliminan en un conjunto de datos o registros. Puede ser necesario considerar la eliminación de otros detalles para evitarle la posible identificación ( de individuo o grupo específico). Por ejemplo, si solo hubiera un pequeño número de mujeres en una región determinada, podría ser posible vincular registros de datos que incluyan la edad de las personas de este grupo. En este caso la edad debe eliminarse de un conjunto de datos o registro.

  • ELISA: Ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas.

  • HBIG: Inmunoglobulina contra la hepatitis B es una inmunoglobulina humana que se usa para prevenir el desarrollo de hepatitis B.

  • IASC: International Astronomical Search Collaboration-Comité Permanente de Colaboración entre Organismos.

  • IDP/PDI: Persona desplazada internamente.

  • ITS: Infecciones de Transmisión Sexual.

  • LESIONES POR FUERZA AGUDA: herida provocado por una fuerza aguda.

  • LESIÓN POR FUERZA CONTUNDENTE: La lesión por fuerza contundente se produce cuando un objeto contundente golpea un objeto contundente o una superficie.

  • NNA: niños, niñas y adolescentes.

  • OMS: Organización Mundial de la Salud.

  • ONGs: Organizaciones No Gubernamentales.

  • ONU: Organización de las Naciones Unidas.

  • OPS: Organización Panamericana de la Salud.

  • PEP: Profilaxis Post Exposición.

  • RPR: Reagina Plasmática Rápida.

  • SIDA: Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida.

  • SSyR: Salud sexual y reproductiva.

  • Td: Toxoide tetánico y toxoide diftérico reducido.

  • TEPT: Trastorno de estrés postraumático.

  • TIG: inmunoglobulina antitetánica.

  • TT: Toxoide tetánico.

  • UNFPA: Fondo de Población de Naciones Unidas.

  • UNDOC: Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

  • UNICEF: Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.

  • VCI: Violencia contra la infancia.

  • VHB: Virus de la hepatitis b.

  • VIH: Virus de inmunodeficiencia humana.

  • VIOLACIÓN: Penetración físicamente forzada o coaccionada, aunque sea leve, de la vulva o el ano, utilizando el pene, otras partes del cuerpo u objetos. El intento de hacerlo se conoce como intento de violación. La violación de una persona por dos o más perpetradores se conoce como violación en grupo. La violencia sexual puede incluir otras formas de agresión que involucran un órgano sexual, incluido el contacto forzado entre la boca y el pene, la vulva o el ano.

  • VIOLENCIA DE GÉNERO (VBG): Término global para cualquier tipo de acto dañino que es perpetrado contra la voluntad de una persona y que se basa en diferencias socialmente atribuidas (al género) entre hombres y mujeres.

  • VIOLENCIA SEXUAL (VS): Cualquier acto sexual o intento de obtener un acto sexual, comentarios o insinuaciones sexuales no deseadas , actos de tráfico de personas, o contrarios a la sexualidad de una persona usando coerción, por cualquier persona independientemente de la relación con la sobreviviente, en clualquier entorno incluyendo pero no se limita al hogar y trabajo.

El desarrollo de este programa de autoformación virtual es una adaptación de la versión original en inglés del curso para Manejo clínico de sobrevivientes de violencia sexual y violencia de pareja de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA). Esta adaptación para América Latina y el Caribe hispanohablante se realiza en el marco de la Iniciativa Spotlight: Para poner fin a la Violencia contra las Mujeres. 

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) y UNFPA LACRO codirigieron la traducción y adaptación de los contenidos para la región de América Latina y el Caribe Hispano.

La OPS y el UNFPA han tomado todas las precauciones razonables para verificar la información contenida en esta publicación. Sin embargo, el material publicado se distribuye sin garantía de ningún tipo, ya sea expresa o implícita. La responsabilidad de la interpretación y el uso del material recaen en el lector. En ningún caso OPS o UNFPA serán responsables de los daños derivados de su uso. 

Las denominaciones empleadas y la forma en qué aparecen presentados los materiales y datos no implican la expresión de opinión alguna por parte de OPS y el UNFPA  sobre la condición jurídica o nivel de desarrollo de países, territorios, ciudades o zonas, o de sus autoridades, ni respecto de la delimitación de sus fronteras o límites. Las líneas punteadas y discontinuas en los mapas representan líneas fronterizas aproximadas para las cuales puede que aún no haya un acuerdo total. 

Los ejemplos empleados para ilustrar algunos de los temas se basan en el intercambio mantenido durante el proceso de adaptación con algunos representantes país de las oficinas país de UNFPA y OPS de la región de América Latina y el Caribe Hispano.

La mención de empresas específicas o de ciertos productos de fabricantes no implica que estén avalados o recomendados por la OPS y / o UNFPA con preferencia a otros de naturaleza similar que no se mencionan. Salvo errores y omisiones, los nombres de los productos patentados se distinguen por letras iniciales en mayúscula.

Esta es una adaptación de un trabajo original de la OPS. Los puntos de vista u opiniones expresadas en la adaptación del curso en línea son responsabilidad exclusiva de las/os autores de la adaptación y no necesariamente reflejan los puntos de vista de OPS y el UNFPA.

Las personas a cargo del desarrollo de este programa de e-learning fueron: Claudia García Moreno, Megin Reijnders y Elisabeth Roesch. Weknowtraining.ca, quien también implementó el desarrollo del programa de e-learning, proporcionó el diseño gráfico, el diseño instruccional y el guión. Wilma Doedens, UNFPA, Chen Reis, OMS, Marian Schilperoord, ACNUR desarrollaron versiones anteriores de este aprendizaje electrónico, en el que se basaron estos módulos.

Versión en español: Traducción al español, Aitana Mingot.
Diseño gráfico y diagramación: Nómada.
Contextualización de contenidos para América Latina y Caribe Hispano: Lucía Van Vethoven.
La revisión estuvo a cargo de: Alejandra Alzérreca por UNFPA LACRO, Britta Baer y Maria del Carmen Teijeiro por OPS.

Para citar se sugiere: Curso en línea Manejo Clínico de sobrevivientes de violencia sexual y violencia de pareja. Washington, DC: Organización Panamericana de la Salud y Fondo de Población de Naciones Unidas; 2021. Licencia CC BY-NC-SA 3.0 IGO.

Traducción oficial y adaptación de la versión original en inglés:
Elearning: Manejo clínico de violencia sexual y violencia de pareja.
©Organización Mundial de la Salud, 2021.

© UNFPA and PAHO, 2021.
Derechos reservados. Este trabajo se encuentra disponible bajo la licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 IGO license (CC BY-NC-SA 3.0 IGO; https://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/3.0/igo).

Contenido de la Lección
Ir arriba