Comunidad de Práctica de Servicios Esenciales para Mujeres y Niñas que Sufren Violencia

La Comunidad de Práctica de Servicios Esenciales para Mujeres y Niñas que sufren violencia es una iniciativa regional para generar intercambio y reflexión sobre la implementación del programa, y para dar seguimiento a los avances de los servicios de atención a la violencia de género en la región.

Se conforma por representantes de instituciones de gobierno, personal del UNFPA, agencias del Sistema de las Naciones Unidas, Organizaciones de Sociedad Civil, organismos aliados y especialistas, que tienen intercambios virtuales y presenciales para avanzar en la respuesta a la violencia de género en el marco de los estándares de Servicios Esenciales.

En diciembre de 2017, se realizó el primer taller de intercambio entre los países piloto y voluntarios: Perú, Guatemala, Uruguay y Panamá, para promover una reflexión regional sobre las condiciones necesarias para implementar el Programa y los estándares del mismo. En febrero de 2018 Perú, Guatemala y Uruguay participaron en un espacio de intercambio global en Estambul, donde se definió una ruta para posicionar y expandir esta iniciativa en la región.

El mismo año se sumaron tres países voluntarios: República Dominicana, Ecuador y Guyana y 4 países más que participan en el marco de Spotlight: México, Honduras, El Salvador y Argentina. En noviembre de 2018, se tiene una segunda reunión regional en la que se socializan los avances en la implementación de los diferentes módulos del programa, se identifican desafíos en la respuesta a la violencia de género y se determina la necesidad de contar con un curso virtual de servicios esenciales en español y adaptado a la región. 

Actualmente, la comunidad de práctica creció a 15 países: Perú, Guatemala, Uruguay, Panamá, Ecuador, El Salvador, Guyana, Honduras, México, Paraguay, República Dominicana, Santa Lucía, Trinidad y Tobago, Argentina y Bolivia.

A partir del año 2019, la iniciativa Spotlight, se articula con la comunidad de práctica, para fortalecer el intercambio de prácticas prometedoras, modelos replicables y para generar recursos para el desarrollo de capacidades, como ser el Curso Virtual de Servicios Esenciales.

Ir arriba